la herramienta de recetas para todos

acompáñanos en este apasionante viaje

la herramienta de recetas para todos

Macrobiótica | Para todo el año | Recetas sin gluten | Recetas sin huevo | Recetas sin lactosa | Recetas veganas | Recetas vegetarianas | Tentempié
Granola Salada

¿Quién dijo que la granola debe ser necesariamente dulce? Tradicionalmente, la granola es una mezcla de avena y miel horneada que se utiliza para aportar un toque crujiente a los desayunos y postres cremosos o en sustitución de los clásicos cereales de desayuno, pero nosotros os invitamos a probar esta versión salada que es simplemente excepcional para completar la textura de una crema o sencillamente para comer como tentempié saludable entre horas.

Para 1 tarrito

  • 50 g de avena

  • 50 g de semillas y/o frutos secos

  • Sal

  • Especias (nosotros pimentón y orégano)

  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

  • 2 cucharadas de sirope de arroz

  • Agua/salsa de soja

Tiempo de preparación

30′

Preparación de la Granola Salada

Paso 1 de la Granola Salada - En un cuenco echamos los frutos secos y las semillas

1. Mezcla los ingredientes secos. Manteniendo la base de avena, que sumará aproximadamente la mitad del peso total, la granola admite prácticamente cualquier combinación de semillas y frutos secos que prefieras. Nosotros hemos mezclado semillas de sésamo, pipas de calabaza y girasol, avellanas y nueces, pero puedes probar también almendras, anacardos, cacahuetes, copos de quinoa, copos de trigo sarraceno….las combinaciones son infinitas y el único límite lo pone tu gusto y tu fantasía. ¡Experimenta sin miedo!

2. Sazona ahora con sal y con el mix de especias que prefieras. Nosotros hemos usado una cucharadita de pimentón y una cucharadita de orégano pero puedes probar otras combinaciones: cilantro y jengibre para un toque cítrico y oriental, ajo, pimentón y cebolla deshidratada, pimienta y tomillo….

3. Cuando tengas tu mix, añade el aceite, el sirope de arroz y un poquito de agua o de salsa de soja, y mezcla todo muy bien para obtener un compuesto homogéneo. 

4. Distribuye la mezcla sobre una batea forrada de papel de horno y hornea  a 180ºC durante 20 minutos aproximadamente, vigilando que la granola no se queme.

5. Y ya está, ahora, antes de que se enfríe del todo, puedes guardar tu granola en un tarrito y usarla cada vez que la necesite para aportar ese toque crujiente y saladito a tus platos. Úsala para enriquecer una crema de verdura, como tentempié o atrévete con una versión salada del clásico porridge de desayuno: tú pones los límites.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido