la herramienta de recetas para todos

acompáñanos en este apasionante viaje

la herramienta de recetas para todos

La estrella de la receta de hoy es el brócoli, una hortaliza poco amada para algunos y sin embargo muy fácil de trabajar, versátil y además muy saludable, con la que podemos realizar un montón de recetas. En este caso, os proponemos una incursión en la cocina italiana con esta receta de pasta con brócoli y otras verduras que puede servirse como colorido primer plato o incluso llevarse al trabajo, ya que estará espectacular tanto caliente como fría.

Para 4 personas

  • 3-4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

  • 1 diente de ajo

  • 1 brócoli

  • 2 tomates

  •  

    1 pimiento rojo

  •  

    320 g pasta seca

  •  

    Avellanas, anacardos u otra fruta seca (opcional)

  •  

    Sal

Tiempo de preparación

30′

Preparación de Pasta con Brócoli

1. Lava bien, pela y corta todas las verduras. Separa el brócoli en ramilletes y enjuágalos bajo el grifo. Escáldalos en agua hirviendo con sal durante 2 minutos, escúrrelos y resérvalos. Es importante que la cocción sea rápida para que el brócoli conserve su color y sabor y se mantenga crujiente. Corta el ajo en láminas y el tomate y el pimiento en cuadraditos.

2. Calienta aceite en una sartén y sofríe el ajo cortado en láminas hasta que esté bien doradito, sin que llegue a quemarse.

3. Cuando veas que el ajo está dorado, añade a la sartén el pimiento y el tomate y rehógalos durante unos 10 minutos.

4. Añade ahora el brócoli escaldado, remueve bien todo y deja sofreír unos minutos más, para que se mezclen bien los sabores.

5. Mientras tanto, hierve la pasta en agua con sal siguiendo las instrucciones de la confección y escúrrela. Nosotros te sugerimos que elijas un formato de pasta corta, preferentemente integral, aunque la receta saldrá riquísima con cualquier formato de pasta.

6. Si vas a utilizarlos, pica finamente con un cuchillo los frutos secos que quieras añadir al plato. Nosotros le hemos añadido unas avellanas picadas pero puedes usar la fruta seca que más te guste. No es obligatoria, pero añadirá color y textura al plato: prueba y verás.

7. Saltea rápidamente la pasta en la sartén con la verdura, y sírvela inmediatamente espolvoreada con los frutos secos. Esta también es una receta de pasta que puedes servir tibia o incluso fría, como si fuera una ensalada, no perderá ni un ápice de su sabor.

Ir al contenido