la herramienta de recetas para todos

acompáñanos en este apasionante viaje

la herramienta de recetas para todos

Plato Unico | Recetas | Recetas sin huevo | Recetas sin lactosa | Recetas vegetarianas | Verano
Pasta con calabacín, tomates cherri y gambas marinadas

En esta ensalada de pasta tibia, perfecta para los primeros días de calor, da lo mejor de sí la combinación ganadora de calabacín y gambas. Además, el contraste de temperatura entre ingredientes calientes y fríos da a este planto un toque especial que os va a encantar. Para una versión totalmente vegana de este plato, podéis simplemente omitir las gambas o sustituirlas por cubitos de tofu: el resultado será igual de espectacular.

Ingredientes Para 4 Personas

 

  • ½ Kg de gambas frescas
  • 2 calabacines medianos (1/2 Kg aprox.)
  • 400 g tomates cherry
  • 320 g pasta corta integral
  • Salsa de soja
  • ½ limón
  • Tomillo u orégano (opcional)
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Tiempo de preparación

1 h

Preparación de la Pasta con Calabacín, tomates cherris y gambas marinadas

1. En primer lugar, marina las gambas, para que cojan sabor mientras preparas el resto de ingredientes. Prepara 4 cucharadas de salsa de soja y mézclalas con el zumo de ½ limón. Limpia las gambas y colócalas en un recipiente hermético. Cúbrelas con la salsa de soja y déjalas marinando en la nevera mientras prepararas el resto de ingredientes o al menos 15 minutos.

2. Dedícate ahora al resto de ingredientes. Asa el calabacín. Lava el calabacín y córtalo en rodajas o tiras longitudinales gorditas, de aproximadamente 1 cm de grosor. Calienta a una sartén o una parrilla a fuego medio-alto con un poquito de aceite y cocina el calabacín unos 3-4 minutos por lado. Después, corta las tiras en cubitos y resérvalas.

3. Aliña los tomates cherry. Lava bien los tomates, córtalos en cuartos o por la mitad y alíñalos con sal, aceite y tomillo u orégano. Resérvalos en fresco. Mientras tanto, ve calentando el agua para la pasta en una olla.

4. Por último, saltea las gambas en una sartén caliente durante 2-3 minutos con la misma salsa de soja en la que se han marinado.

5. Cuanto el agua empiece a hervir, échale un puñado de sal gruesa. Cuando rompa a hervir nuevamente, echa la pasta y cuécela durante 8-9 minutos o el tiempo indicado en la confección. Escúrrela un minuto antes del tiempo indicado para mantenerla al diente.

6. Ahora une todos los ingredientes en un bol: el calabacín en cubitos, las gambas salteadas, los tomates cherry cortados y la pasta. Ajusta el aliño a tu gusto con un chorreón de aceite de oliva virgen extra, sal y más tomillo.

7. Puedes servir tu pasta inmediatamente, tibia, para disfrutar del contraste de sabores y temperaturas, o dejarla enfriar y comerla como ensalada de pasta fría para combatir las temperaturas más calurosas. Será un perfecto almuerzo para llevar al trabajo y cogerá mucho sabor.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir al contenido